El Homestaging y el pago a plazos

Luces, cámara y… ¡Acción! Como si de un rodaje de una película de cine se tratase, el homestaging consiste en la puesta en escena de una vivienda para cautivar al espectador, entendiendo por espectador a todo inquilino o propietario potencial.

Imagina enseñarle a un cliente tu vivienda en venta o en alquiler, abres la puerta y se encuentra en un apartamento luminoso, en el que los muebles están colocados de forma estratégica para aprovechar el espacio y dar efecto de amplitud; detrás del sofá hay un marco, en el que en vez de un retrato familiar de los anteriores propietarios, hay una lámina lisa y el cliente visualiza la fotografía que tanto le gusta de sus últimas vacaciones en el desierto de Gobi. Se dirige a la cocina y percibe que el mármol y el fogón de inducción son nuevos; abre el primer cajón y encuentra un primer kit de cubiertos y utensilios básicos; se gira y se ve reflejado la nevera reluciente, piensa que podrá adornarla con imanes … O bueno, mejor no, eso ya lo decidirá cuando se mude. Querido lector, esto es la esencia del homestaging – Según la compañía de homestaging Avéo, el 60% de las viviendas que invierten en este servicio se venden en el primer mes.

¿Qué es y cuáles son las ventajas del homestaging?

El arte del homestaging aparece en Europa a principios del 2000, en Suecia, con el objetivo de mejorar el aspecto de las viviendas para facilitar su venta. El homestaging va más allá de una limpieza a fondo y el arreglo de los principales desperfectos de la vivienda que se perciben a primera vista. El objetivo es conseguir que la persona se enamore de la vivienda, se imagine viviendo en ella y esté dispuesta a asumir un mayor coste por ella. Según estudios que se han llevado a cabo en los últimos años, el homestaging puede aumentar hasta un 15% el valor de una vivienda y disminuir considerablemente el tiempo que se tarda en conseguir un comprador o inquilino.

Dentro de las técnicas del homestaging encontramos un ámplio abanico de servicios, que dependiendo del estado inicial de la propiedad podrán irse aplicando sucesivamente. Desde la reforma de baños y cocinas, las estancias que más sufren el paso del tiempo, hasta trabajos de decoración y equipamiento de cocina. Cada detalle es importante para seducir al futuro inquilino o propietario y el conjunto es lo que consigue diferenciar una vivienda del resto. 

Financia la inversión en homestaging para una mayor comodidad

Naturalmente, emplear la técnica del homestaging para aumentar tu rentabilidad como propietario y agilizar las negociaciones requiere una inversión. El precio medio estimado de un servicio de home staging para una vivienda se sitúa entre los 2.300 € y 3.200 €, aunque lógicamente estos importes pueden variar mucho dependiendo de la cantidad y el tipo de trabajos que se quieran llevar a cabo. Mientras que el pintado de una estancia y la iluminación de una vivienda rondan los 300€, el cambio de suelo de todo un piso suele costar unos 2.500€.

Como propietario debes valorar qué nivel de inversión estás dispuesto a llevar a cabo y estimar en cuánto aumentará el valor de la vivienda en cuestión. Puedes considerar el homestaging una inversión inicial, o puedes optar por financiar el servicio y pagarlo en cómodas cuotas mensuales. De esta forma no tendrás que descapitalizarte mientras buscas un comprador o un inquilino que cumpla tus requisitos.

Con plataformas como Nemuru, podrás acceder a la financiación de servicios de homestaging de la forma más ágil y rápida. Mediante un proceso totalmente online recibirás una respuesta instantánea de la solicitud de financiación y ajustar el pago de cuotas como más te convenga. Además, con Nemuru, podrás amortizar el préstamo en cualquier momento sin costes adicionales.