La clave para abordar el momento de compra como un profesional


Photo by Thomas Drouault on Unsplash

El sector de la rehabilitación del hogar es muy amplio e incluye un gran abanico de profesionales; arquitectos, pintores, instaladores de sistemas de ventilación y albañiles entre muchos otros. El objetivo común de todos es cerrar el mayor número de ventas posibles. No importa tu especialidad, cuando se trata de cerrar ventas todo se reduce al momento de compra, al sí quiero de tu cliente. En este post te contamos lo más importante a tener en cuenta en este proceso y cómo sacar al comercial que llevas dentro.

Conviértete en el socio de tus clientes

En primer lugar, es muy importante que desde el principio hasta el final te presentes como el aliado perfecto de tu cliente. Empatiza con él, trata de entender sus necesidades principales e identifica sus caprichos. Tu objetivo es satisfacerlo al máximo a través de tu proyecto y que visualice todos los beneficios que tendrá en el corto plazo.

Una vez hayáis definido un meta común, cuéntale cómo será todo el proceso: cómo llevarás a cabo la obra, qué materiales utilizarás, cuánto tiempo tardarás y si puede haber algún contratiempo. Si tu cliente comprende todos estos aspectos será más fácil hablar de precios.

Comunicar el precio a tu cliente es una oportunidad para cerrar la venta.

Ahora sí, hemos llegado al momento delicado, el momento de hacer números. No vaciles con el precio, se directo y evita el regateo. Esto le da seguridad a tu cliente y refleja tu profesionalidad y calidad en el trabajo. Si bien puedes ajustar tu precio tras una pequeña negociación, si hinchas el precio para después hacer un “súper descuento”, perderás credibilidad. Para incentivar la venta es de gran ayuda que cuentes con herramientas de financiación como Nemuru, que te permite ofrecer una forma de pago alternativa y cómoda. Otro pequeño gesto que demuestra profesionalidad y preocupación por tus clientes, ya que pudiendo fraccionar el pago en pequeñas cuotas podrá hacer frente al presupuesto y revalorizar su vivienda sin que suponga un gran esfuerzo.

Si sigues estos pasos, habrás conseguido crear la oferta perfecta y única para tu cliente. Habéis alineado los objetivos de forma conjunta y flexible. Pero ¿quieres ponerle la guinda al pastel?

Una vez hayáis cerrado el trato, anímate y ofrece a tu cliente EL BONUS. De la forma más desinteresada y en el momento perfecto (después del agotamiento de la negociación), puedes incluir un pequeño servicio adicional, una mejora del material que vas a utilizar o la financiación al 0%. Con el bonus le darás a tu cliente la certeza de que ha hecho bien, aumentarás su satisfacción e incentivarás futuros proyectos.